La Agenda del Cóndor…En México, la oposición es un desastre


por Rodolfo Calderón Vivar, egresado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana
  • En México la oposición es un desastre
  • La fortaleza de López Obrador es un auto de fe nacional
  • La Guerra Manuel Huerta contra Eric Cisneros por el Tribunal Superior de Justicia de Veracruz

En México la oposición es un desastre

En la agenda política nacional dos detalles evidencian un desastre entre los partidos políticos que se denominan de oposición. Por un lado los votos de Dulce María Sauri y Rubén Moreira, ambos diputados priistas, que se sumaron a la bancada morenista para sacar avante la realización de un periodo extraordinario en la Cámara de Diputados, en el cual se discutirán modificaciones a la Ley de Adquisiciones para que la 4T pueda adquirir medicinas en el extranjero de manera directa y la extinción de una primera tanda de cinco fideicomisos. El hecho es interpretado por algunos analistas como una señal de que el PRIMOR campea como señal de los nuevos tiempos de gobierno de López Obrador aliándose al tricolor. Por el contrario, pensamos que esa definición de los diputados mencionados plantea una división más dentro del partido comandado por el tabasqueño Alejandro Moreno, pro amloista de corazón soterrado, y lo queda de la fuerza priista de los tiempos más recientes, que se manifestó con el voto en contra de la salinista Claudia Ruiz Massieu y el beltronista, Manuel Añorve. Hoy más que nunca el PRI no está en el ánimo del señor presidente, que echa las últimas paletadas de tierra sobre dicho partido con las declaraciones dosificadas del reo Emilio Lozoya que está demostrando cuán corrupto, pérfido y desvergonzado fue el sistema de gobierno priista en materia electoral y tráfico de influencia para beneficio particular de sus gobernantes. Lo dicho, un desastre el PRI como oposición, besando los pies de su implacable verdugo, y a punto de perder la posibilidad de presidir la mesa directiva de la cámara en septiembre, por maniobras de los propios morenistas.

Por otro lado, el detalle de una senadora panista, Martha Márquez, tomando la silla de la presidencia de la sesión de ese órgano legislativo, para alterar y detener la sesión donde se discutiría también la aprobación de la Ley de Adquisiones, para que el gobierno adquiera insumos de salud en el extranjero, con una manta que decía: “Los mexicanos están tomando las calles, yo el Senado. Urge aprobar el Ingreso Básico Universal. Urgen medicamentos oncológicos. ¡Actuemos ya!”. El hecho en sí no mereció apoyo alguno de sus compañeros de la bancada azul, que se limitaron a observar el sainete, en el que hubo arañazos y empujones entre la panista y la presidente del senado, la morenista Mónica Fernández Balboa, quien fue desplazada por la furibunda panista, quien a la vez sufrio el arrebato violento de la manta por parte de la senador, también morena, Antares Vázquez Alatorre. El hecho no pasó a mayores, pero es notable que no hubiera apoyo de los azules a su correligionaria, ni en los momentos del sainete, ni en el manejo posterior de la nota en los medios, donde se dieron vuelo los comentaristas promorenistas exhibiendo a la senadora panista como una salvaje legisladora, enemiga de la democracia y la civilidad. En el fondo, esto indica que más que una alianza PRIMOR, lo que está en ciernes es una alianza MORPAN, pues en las últimas semanas los grupos empresariales afines a dicho instituto electoral han tenido sendas reuniones con el presidente López Obrador, en aras de proyectos conjuntos de su gobierno y el sector privado, con notable beneplácito a propuestas del ala derecha del país. Osea, el presidente le está quitando banderas a la oposición con suma tranquilidad, a escasos días de su encuentro con Trump, lo cual es muy significativo pues el de hoy, ya no es el López Obrador de ayer, reacio a pactar con empresarios fifis, como ahora parece que lo está haciendo.


La fortaleza de López Obrador es un auto de fe nacional

Sin duda que este presidente puede pasar a la historia por la fe que le tienen sus seguidores ya que precisamente se maneja con mucha simbología relacionada con la religión, que impacta con seguridad en la percepción de los habitantes de un país de fuerte raigambre religiosa. Él está ahí en el centro de la atención como la luz del bien que vence al mal, representando por la corrupción de años de un sistema político que pudrió el PRI y sus partidos satélites durante décadas de ejercicio abusivo del poder de gobernantes y políticos, que se hicieron ricos, metiendo la mano al erario nacional

Por eso prosigue teniendo un buen grado de aceptación en las encuestas nacionales, sin derrumbarse como pretenden sus débiles opositores., ya que tal pareciera que sus principales soportes son los símbolos religiosos traslapados, o asociados, a postulados enaborbolados desde la campaña presidencial hasta la fecha. El mismo nombre del partido que lo lleva al poder es una evocación de la virgen del Tepeyac, singular coincidencia entre las siglas del Movimiento Nacional de Regeneración Nacional que confluyen en el nombre de MORENA. Ya ni que acerca decir las constantes alusiones a citas bíblicas, imágenes religiosas, alusiones al bien en contraposición al mal, citando al demonio incluso, o la férrea intención de catequizar, o convertir al pais, con una cartilla moral que será distribuida por iglesias cristianas por todo el país. ¿Cómo pretenden derribar a toda esa simbología religiosa, sus opositores, con base a desfiles de carros lujosos, gritos golpistas e insultos contra el anciano presidente que es la personificación del bien nacional?

Como bien lo dijo Muñoz Ledo, en su Twitter, al segundo día de gobierno lopezobradorista, en diciembre de 2018, cuando calificó al presidente como un místico y un iluminado. Una declaración extraña para un político tan racional como lo es Porfirio y que en un principio se pudiera pensar se trataba de una ironía, pero al paso del tiempo, se corrobora con todos los dichos de un presidente que en ciertos momentos no duda en manifestarse como el místico pregonado por Muñoz Ledo, en los eventos mañaneros, donde desde el púlpito, cita a la Biblia y a Dios como dos argumentos de su gobierno. Y no sabemos si lo hace convencidamente, o como parte de una estratagema para impactar entre sus seguidores que ven en él, precisamente, al culmen que ha hecho posible el acábose del mal de la corrupción nacional. Simbología pura, pues.

La proclama auténtica, o propagandística, de que López Obrador es incluso un santo, también la hecho pública en entrevista en los medios el ahora oculto padre Alejandro Solalinde, quien afirmó, a pocos días que tomará posesión el tabasqueño, que el nuevo presidente tiene mucho de Dios.

Por otra parte, también el académico John Ackerman ha planteado que el sentido de las conferencias mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador, tienen la característica, para él, de ser verdaderas misas cívicas, de las cuáles sale uno tranquilizado al escucharlas porque hacen sentir que tenemos un líder que nos está llevando por un camino positivo. La aseveración trasluce una fuerte connnotación religiosa y de fe absoluta en el bien.

Insultarlo, denostarlo, ridicularizarlo, odiarlo y protestar con violencia, no es la mejor estrategia por parte de los diezmados opositores, quienes no ofrecen alternativa semejante a cambio. ¿Quién más bueno y honrado que él entre los políticos nacionales? ¿Quién más tenaz y convencido para acabar con la corrupción como él? ¿Quién mas manifiestamente al lado de los pobres y dispuestos al bienestar social que él? ¿Quién más santo, inspirador y líder positivo que él, en nuestro país?

Por eso, el presidente López Obrador camina con fortaleza hacia el fin de su mandato, por ahora, porque no hay oposición realmente en contra que le haga contrapeso. A estas alturas, podría darse el lujo de hasta crearla para dar la impresión de que si hay alternancia y diversidad de oferta política en el país. Hábilmente se ha encargado de desacreditar a periodistas, líderes de opinión, políticos, partidos y hasta ciudadanos que han manifestado opiniones críticas en su contra, ubicándolos en el terreno del mal, del conservadurismo proclive a la corrupción y de la culpa de los regímenes pasados.

Además ofrece un auto de fe que da oportunidad para ser perdonado, en algunos casos, si se convierte la gente a su ideal político. Auto de fe que da el perdón inmediato y borra los pasados. De ahi su máxima a definirse de quienes están con él o contra él, que tiene también una fuerte dosis de sentencia bíblica. Pero sobre todo aprovecha a todo lo que da la inmesa fuerza del poder presidencial ahora en sus manos, contra el que los desorganizados opositores no tienen más que alharacas propias de quienes atacan a un candidato y no a un presidente. Si el presidente lleva a buen puerto los pactos que ya tejió en estas dos semanas con las principales cúpulas empresariales del país, el Consejo Coordinador Empresarial y el Consejo Mexicano de Negocios, aprovecha la inversión de AFORES en capital privado en los próximos meses y logra establecer un nuevo pacto fiscal a fondo, como nunca se ha hecho en México, y pacta posiciones políticas a cambio con la oposición; entonces su régimen se encaminará a ser uno de los más existosos de la historia de México, con todo y el desastre económico en que se encuentra ahora México, que se superará con las acciones antes mencionadas. Eso no lo ven los opositores desorganizados, empeñados en creer que ya lo tienen en la lona para el 2021. Lo veremos. Por cierto, hay una fuerza que parece marchar fuera del control lopezobradorista: la Iglesia Católica. Institución que basa su fuerza política también en la fe.

La Guerra Manuel Huerta contra Eric Cisneros por el Tribunal Superior de Justicia de Veracruz

El sainete que se traen, en el Tribunal Superior de Justicia, los políticos veracruzanos de la Cuarta Transformación en Veracruz no se trata solo de competencias jurídicas, estado de derecho y guerra mediática. Al parecer, si se pone uno a hurgar y tratar de entenderlo en otra dimensión, es una guerra entre los grupos de Manuel Huerta y Eric Cisneros, en donde queda enmedio de los piedrazos, la Dra. Sofía Martínez Huerta. Así que sobran los sesudos argumentos citados en los textos, cuando detrás de estos hay intereses de poder contrapuestos, aderezados con una buena dosis de misoginia.

La disputa por la nación, arena movediza tanto para el presidente como para sus adversarios


Por Rodolfo Calderón Vivar

por Rodolfo Calderón Vivar, egresado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Lo que estamos presenciando el México de estos días no es  únicamente una pandemia que asuela el territorio nacional de una manera implacable y sin más defensa que el esconder a buena parte de la  población en sus casas, sino también una incesante lucha entre dos ideologías irreconciliables, al menos hasta ahora, sobre como debe manejarse el  presente y el futuro de México,  y en la que el máximo poder lo tiene, a su favor, el presidente Andrés Manuel López Obrador, más no  el consenso necesario para llegar a ser el líder trascendente,  a que aspira llegar a ser en  la historia de México.

Desde la cima del poder presidencial resulta fácil maniobrar  en esta lucha encarnizada que se evidencia en los medios de comunicación, principalmente, donde se va apuntando lo que al paso del tiempo será el registro histórico de esta administración federal comandada por un líder que durante años se caracterizó por contestatario y  persistente en su lucha por llegar a ser presidente de México.

Empeñado en mantener su arenga propagandística de campaña de que primero los pobres son  a quienes debe apoyar en todo momento su gobierno, no ha dudado en lanzar críticas contra el antiguo régimen y en ignorar al sector empresarial, en la misma medida que éste lo ha tratado con recelo al grado  de propiciar, hasta cierto punto, la recesión económica que vive México desde antes de la pandemia. Ha sido así, se dice, porque el nuevo régimen no ofrece certidumbre a los inversionistas de la iniciativa privada mexicana.    

 Ni duda cabe que combatir la corrupción es una excelente bandera para su gobierno y que, efectivamente, esa fue en buena medida la razón de que una buena parte de la población ejerciera el voto de castigo en contra de quienes, cínicos y sin visos de querer cambiar, se enfrentaron a López Obrador en la pasada contienda electoral, con los resultados desastrosos para la clase política que perdió el poder ante un político que se precia de ser de izquierda, aunque la amalgama de su partido y la conformación de su gobierno evidencie que ahí caben derechistas, ex priistas y uno que otro neoliberal ajustado a los nuevos tiempos.

Sin embargo, el gobierno de López Obrador no ha podido amalgamar una sólida estructura política ni una ejemplar administración pública. Su partido se resquebraja a ratos, en disputas internas donde aflora el divisionismo clásico de las tribus izquierdistas de antaño y en tanto en los puestos administrativos diversos, donde su gente está desempeñándose a nivel de gobierno federal, estatal y municipal, uno que otro ejemplo de corrupción grosera , casi  al mismo nivel  de los anteriores políticos que gobernaron al país, aflora con la misma impudicia y, lamentablemente, impunidad de la vieja cultura política mexicana.

Pero tiene el poder presidencial y desde ahí, tal y como lo hicieron presidentes de pasados años, se apoya para sostener sus lineamientos gubernamentales, a ratos congruentes con la dimensión social a la que aspiran sus propósitos de izquierda, y a ratos en constante conflicto, capaz de provocar divisiones profundas y no acercamientos, con otros sectores políticos, culturales, económicos y hasta culturales del país.  Desde el poder de la presidencia, sus más notables ideólogos y miembros de su círculos más cercanos, atizan el fuego contra opositores, a  los que califican de golpistas y amenazando desquitarse de ellos. Tal es el caso del avistado golpe que se prepara contra un expresidente de la república, al quien se le endilga el sambenito de ser uno de los principales promotores de ese ánimo golpista contra López Obrador.

Desde el manto del poder presidencial se puede hacer eso y más. Los hilos del poder fueron jalados, en su momento, contra los empresarios que quisieron unirse para presionarlo a tomar medidas económicas que propiciaran el endeudamiento como herramienta de alivio a la crisis económica derivada de la cuarentena de los últimos días.  Fue entonces que fueron exhibidos como evasores del fisco muchos de esos impetuosos empresarios, que dieron marcha atrás en su cohesión interna contra la presidencia.  

Con una oposición política deshilvanada, desprestigiada  y sin liderazgos fuertes, el presidente avanza en medio de un clima de incertidumbre por la crisis económica que nos espera en pocos meses. Ya hizo un llamado a la población para que guarde sus ahorros para esta época difícil  que se avecina. Y marca su raya con los empresarios,  que también divididos, no son pieza a la altura del adversario que tienen enfrente.

Sin embargo, la corrupción que a ratos aflora en algunos sectores de su gobierno, así como su empeño en transformar a México desde una perspectiva moral, y hasta espiritual, solo de manera discursiva y los grandes problemas nacionales  que prometió resolver y no ha resuelto en materia de seguridad y de freno a la impunidad, aunado al estiaje económico que se avecina, son también escenarios difíciles  para un presidente que se empeña, muy frecuentemente, en arriar espadazos contra molinos de viento.

Visto de manera metafórica, el país semeja un territorio de abundantes arenas movedizas, donde  los bandos políticos caminan  en constante confrontación, a la espera de que el enemigo se hunda  en una maniobra mal ejecutada. Todo apunta hacia el divisionismo constante.  Y habrá que recordar que  divididos como país, ni Juárez pudo mantener la presidencia  en la ciudad de México durante un buen tiempo, porque los enconos nacionales se convirtieron en una guerra civil, que incluyó un emperador extranjero de por medio.  Y todo por la incapacidad de saber como conciliar visiones nacionales.

Entre la opacidad y la desconfianza: comenzó el gobierno la reestructura de universidades públicas sin negociaciones reales con sus directivos y líderes sindicales


Por Rodolfo Calderón Vivar

por Rodolfo Calderón Vivar, egresado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Este martes 14 de enero, en artículo publicado en EL UNIVERSAL (ELUNIVERSAL,2020) , el presidente de la ANUIES, Jaime Valls Esponda, Secretario General de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) en México, reconoce que se vienen grandes tareas en el marco de los cambios en la educación superior que pregona el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y que, en el caso de la educación superior, se enfilan hacia lo que se denomina las Universidades Públicas en la Nueva Escuela Mexicana. Entre esas grandes tareas está la ampliación de la cobertura de las universidades públicas y nuevos paradigmas de evaluación para asegurar la calidad, o excelencia, del nuevo modelo educativo.

Alude a que se espera que después de la consulta para crear una nueva Ley de Educación Superior, que convocó la federación en meses pasados, a nivel nacional; se espera el arranque de una nueva época para la educación superior en el que, subraya, deberá establecerse los mecanismos de un nuevo sistema de financiamiento para los presupuestos universitarios , dado que el actual está agotado.

Visto así, con la tersura diplomática de lo escrito en el texto, parecería que el académico chiapaneco no afronta dificultad alguna en las negociaciones, desde la cúpula de la ANUIES, entre universidades públicas y la Subsecretaría de Educación Superior, con respecto precisamente al manejo de los presupuestos destinados al funcionamiento de las instituciones de educación superior pertenecientes al sector público.

Pero hay visos de tormenta. El solo hecho del anuncio de la creación de cien nuevas universidades públicas en distintas regiones del país, plantea un camino divergente entre lo que apoyará el gobierno federal, sin mayores contratiempos en asignación de presupuestos, de ahora en adelante, y las restricciones y presiones que se vienen sobre universidades de larga tradición que, en diferentes discursos del  propio subsecretario de Educación Superior, Dr. Francisco Luciano Concheiro  Bórquez, han sido señaladas lo menos,  como ineficientes, opacas en su administración y con graves problemas estructurales en lo laboral y en su sistema de pensiones.

Para hacer aún más complicado el asunto, varias universidades públicas arrastran adeudos multimillonarios que impactan en sus funciones operativas al no disponer de dinero para pagar a su personal académico y administrativo, de manera puntual y continuada. En el año de 2018, al poco tiempo de iniciar la nueva administración federal, tras negociaciones con el congreso federal, la Secretaría de Hacienda y la Secretaría de Educación Pública, se logró dotar de recursos para paliar los compromisos urgentes de sus gastos operativos y proyectivos inmediatos, a cambio de una mejor administración de los mismos.

Ese problema persiste en el tránsito del año 2019 al 2020, y la federación, en este caso, no ha resuelto dotar de presupuesto tan fácilmente, como se hacía en administraciones pasadas, a las universidades públicas que presentan carencias financieras. En todo momento, se recalca, que es necesario una revisión y modificación de la forma de administración de las universidades, la mayoría englobadas en el perfil de autónomas, y de sus relaciones contractuales y pensionarias con su personal sindicalizado.

Luis Carlos Ugalde, un consultor que encabezó un estudio de la situación de las universidades públicas del país, señala que las causas de estas severas crisis de financiamiento de las universidades públicas son culpa primordialmente de las formas como se manejan las mismas, en relación al crecimiento de su matrícula que ha incrementado  su personal académico  y administrativo, a la vez que este personal recibe prestaciones exorbitantes -por encima de las marcadas por la ley- y que repercuten en un sistema de pensiones sin fondos sostenibles.(EL FINANCIERO, 2019)

Además, remarca el estudio, el manejo político de la administración universitaria que propicia el enquistamiento de grupos de poder que extienden los beneficios a gente cercana a ellos, para integrarlos a las comunidades universitarias, y ofrece favores a gobernadores y partidos políticos, para garantizar la carrera política, principalmente, de rectores y altos directivos universitarios.

La historia de la estafa de la Estafa Maestra, donde estuvieron involucradas varias universidades públicas en relación a proyectos y empresas fantasmas, es un punto negativo más a la forma de como se manejan una gran mayoría de las universidades públicas del país. Todavía, al respecto, no se ha detenido a ninguno de los funcionarios universitarios involucrados en ese grave delito  de dimensiones nacionales, por el cual está presa la ex funcionaria Rosario Robles Berlanga, pero no se duda de que las detenciones serán este año, aparejados a la intervención de fuentes de poder del sector público, en el manejo de las universidades públicas del país, donde se pretenden cambios estructurales fuertes.

Hasta ahora, solo la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios (Contu), una organización que aglutina a los principales sindicatos universitarios del país, ha realizado movimiento diversos, tanto de facto (un paro nacional llevado a cabo en octubre de 2019) como de palabras, a través de desplegados constantes, aparejados a intentos de negociación con las autoridades legislativas, hacendarias y educativas relacionadas con la asignación de presupuestos  a las universidades.(LA JORNADA, 2019)

Por parte de la federación, la guerra para intervenir las universidades ya comenzó, en cierto modo de manera indirecta, a través de la intervención de los gobiernos estatales para modificar las leyes orgánicas de las universidades públicas en sus entidades, pasando por el umbral cuasisagrado de las autonomías, tan cuestionado desde principios del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Se pueden recopilar ya algunas evidencias de que el gobierno federal decidió iniciar la reestructuración de las universidades públicas del país, con tres estrategias claras: 1.- reformar su normatividad y gobernabilidad interna a través de cambios en sus leyes orgánicas por intervención de los congresos estatales; 2-. Realizar auditorías sorpresa de sus ejercicios presupuestales más recientes por los órganos de Auditoría Superior de las entidades y 3.- Condicionar la entrega de financiamiento presupuestal a las universidades endeudadas a condición de que reformen sus contratos colectivos, cambien su sistema de pensiones y recorten hasta un 30 por ciento de su personal.

Por ejemplo, el Congreso Estatal de Nayarit, sin participación en las modificaciones por parte de la comunidad universitaria de la Universidad Autónoma de Nayarit, se reunió a principios de este año 2020 para realizar reformas a la Ley Orgánica de la universidad que iestablecen las siguientes medidas: la creación de un Colegio de Elección Universitario, que será creado exprofeso. También se integrarán redes empresariales en la institución y sus unidades académicas con la finalidad de generar fuentes de ingreso.

En cierto modo, estas nuevas formas de gobierno tienen un alto cariz financiero ya que dicho  Colegio de Elección Universitario será encabezado por el presidente del Patronato Administrador del Impuesto Especial destinado a la institución educativa, designado cada cuatro años de entre una terna que enviará el gobernador al Congreso.

Además habrá otras medidas que impactan en la operación académica de la institución ya que se conminará a todo el personal académico de tiempo completo a que ya no detente otra plaza de tiempo completo en otras empresas públicas o privadas, en horarios incompatibles con la función principal que realizan en sus dependencias, como se ha permitido, durante todos los años que ha funcionado la institución,

Pero además, dejan a un lado al rector  en el manejo de los presupuestos universitarios, enfocados incluso hacia la búsqueda de recursos propios de manera privada, al destacar que la figuras de las redes empresariales deberán generar fuentes de ingreso propias que contribuyan al cumplimiento del objeto universitario, incluyendo rentas, utilidades, rendimientos, intereses, dividendos y aprovechamiento de sus bienes

Ante el enojo de gran parte del personal directivo, académico y administrativo, el gobernador panista de dicho estado, Antonio Echevarría García, que  envió la iniciativa de modificaciones al Congreso el 30 de diciembre, con el propósito de hacer frente a la crisis financiera que enfrenta la institución; señaló que “prefería  asumir los costos hoy, de intervenir en la universidad,  a que el juicio de la historia señale a esta generación por haber legado desastre, miseria y desesperanza, por no haber tenido el valor de desmontar estructuras ilegítimas, ineficientes y egoístas. Nayarit está destinado a la prosperidad”

En pocas palabras, descalificó a las autoridades universitarias como buenas administradores de una universidad pública que estaba incluida en la lista de las que adeudaban grandes cantidades de dinero, y solicitaban por ello, la asignación de un presupuesto especial para lograr pagas quincenas y aguinaldos el pasado mes de diciembre.

Ante esta medida, la primera que avizora un cambio en la forma como se administran las universidades públicas en el ´país. la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), con la firma de todos los rectores que la integran, emitió una carta abierta de protesta contra lo que consideran un atentado grave contra la autonomía de las universidades estatales, al realizar una modificación de una Ley Orgánica, sin el consenso de la comunidad universitaria de la Universidad Autónoma de Nayarit.

La imagen puede contener: texto

Pero, al parecer, la protesta será estéril. La medida legislativa tomada por el gobierno libre y soberano de Nayarit marca precedente que puede ser imitado por todos los gobernadores de los estados que se sumen a la política federal de reestructuración de las universidades públicas del país.  Llama la atención, sin embargo, que el año pasado  existieron mesas de negociación entre autoridades universitarias y  representantes del gobierno federal para llegar a acuerdos  y transacciones que satisficieran las posiciones de ambos frentes, para evitar medidas como la de acción directa del gobierno de Nayarit para reestructurar su universidad. Pero en el inicio del año 2020 nos damos cuenta que las negociaciones no fueron reales, pues no hubo transacciones acordadas y el gobierno asume con fuerza un cambio radical universitario para este año. Y por lo que ve, la posición más débil está del lado de las instituciones de educación superior públicas del país.

Otra señal de que el frente de ataque del gobierno federal, se canaliza de manera indirecta  a través de los gobernadores de los estados, es el caso de Puebla, donde el gobernador, Luis Miguel Barbosa Huerta, indujo a una auditoría sorpresa  a la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, por parte de la Auditoría Superior del Estado, sobre sus manejos financieros de su presupuesto durante el año 2019.(E-CONSULTA.COM, 2020)

La reacción inmediata de la universidad fue una reunión de su Consejo Universitario para rechazar la medida que, argumentan como principal defensa, viola su autonomía , una figura jurídica que por lo que se está viendo no es muro suficiente para detener la acción del sector público para revisar precisamente las estructuras y funciones de organizaciones educativas que están siendo sostenidas  con dineros públicos.

Esta acción no tiene aún una respuesta conjunta de los rectores de la ANUIES, como el caso de la Universidad Autónoma de Nayarit, pero quien si ha respondido es esta acción, catalogada de inconstitucional, ha sido la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios (CONTU), que de manera inusitada y constituyéndose en defensora de la autonomía de la BUAP, y de paso de la UAN, señala como perversas e inicuas las intervenciones de los congresos estatales de Nayarit y Puebla, para violar la constitución a través de modificaciones a la ley orgánica de la primera y auditorías fuera de tiempo a la segunda. La imagen puede contener: texto

Remata el desplegado con una consigna de que los universitarios del país responderán a las provocaciones, sin embargo, van ya dos acciones legales, avaladas por las legislaturas de dos estados soberanos del país, que significan rudos golpes a las universidades públicas del país sin que realmente haya una respuesta ni legal, ni de movilización, ni de negociación efectiva que vaya más allá de los amagos verbales.  Las dos son acciones indirectas que cumplen la intención de reformar estructuras y manejos de las instituciones de educación superior pública del país, como lo ha señalado el gobierno federal desde el inicio de su administración.

Como dato anecdótico, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla parecía enfilar a ser una de las primeras universidades públicas del país que se sumaba al modelo de la nueva escuela de educación superior que propone el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que aspira a la gratuidad de todos los servicios universitarios. La BUAP aprobó en el reciente Consejo Universitario que ya no cobraría el examen de admisión y que, paulatinamente, irían disminuyendo y desapareciendo los demás cobros universitarios. El rector, Alfonso Esparza Ortiz divulgó con satisfacción la medida alineada a los nuevos tiempos universitarios. Hoy, ese mismo rector, se negó a asistir este martes 14 de enero a la reunión propuesta por el titular de la Auditoría  Superior del Estado de Puebla,  para no convalidar la revisión anticonstitucional a la cuenta pública de 2019., asumiendo una postura de franca rebeldía contra el gobierno poblano.

Pero no solo de manera indirecta, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está cumpliendo sus objetivos en cuanto a reestructurar las universidades públicas del país, también lo hace de manera directa, por ahora con las universidades que tienen severos adeudos, como es el caso de la Universidad Autónoma de Sinaloa,  cuyo rector  Juan Eulogio Guerra Liera,ya organizó una  Jornada Informativa con directores y medios de comunicación a fin de socializar que la Federación le indicó que no le otorgará un solo centavo hasta que no se hagan modificaciones a las prestaciones y cláusulas del  Contrato Colectivo de Trabajo de sus trabajadores universitarios.

Añadió que se le dió como plazo este mes de marzo para comprometerse a cumplir con corregir prestaciones fuera de la ley para los trabajadores universitarios ,  según dice la federación, como lo son los aguinaldos y otras prestaciones desmedidas que reciben los trabajadores, así como la pensión dinámica que obliga a pagar el mismo salario completo y con aumentos anuales una vez que se jubilan.

Además le están exigiendo que, para sanear sus finanzas, la Universidad Autónoma de Sinaloa recorte hasta un 30 por ciento de su personal, que es un cambio radical de lo que planteaba el año pasado la federación, en el sentido de detener las nuevas contrataciones sin afectar a los trabajadores que ya están en activo, como única medida laboral.(ANUIES, 2020)

El rector Asimismo Guerra Liera calificó de inédito que el Gobierno Federal esté condicionando de esta forma los recursos a las universidades.recorte de personal universitario

Y, al parecer, según los indicios mostrados es parte de una estrategia que ha iniciado el gobierno federal de manera implacable, con una serie de acciones desde diferentes frentes contra el sistema universitario público para las cuales ni la ANUIES, ni los rectores, ni el CONTU, parecen estar preparados del todo, ni para contrarrestarlas ni para ofrecer alternativas de negociación reales.

El punto de discrepancia son dos visiones distintas de lo deben hacer las universidades públicas en el país: una de corte gerencial y proempresarial, como fueron acostumbradas las universidades públicas en los últimos 30 años de neoliberalismo en el país, que considera a la educación como un modo de negocio lucrativo para las élites universitarias y otra visión, la de gobierno, que pretende devolver el sentido de una educación de corte social y al alcance de gran parte de la población, sobretodo de escasos recursos económicos.

En este último sentido brillan por su ausencia, en los ámbitos universitarios propuestas que den cuerpo a los propósitos sociales del nuevo gobierno. Esperan un financiamiento suficiente para iniciar los  proyectos, siendo que debería ser al revés, presentar primero los proyectos sociales de educación universitaria para obtener el apoyo financiero.

ejesdetransformaciondelaEducacionSuperior
Ejes del cambio y reestructuración de la Educación Superior en México al que se dirige el gobierno de Andrés Manuel López Obrador

Al no haber propuestas alternativas que se unan a la visión gubernamental, es que han comenzado las acciones directas de reestructuración sobre el sistema educativo superior público en México, pasando por encima de  los mitos y ritos de la autonomía universitaria, el consenso de las comunidades académicas-administrativas-estudiantiles  y el poder sindical de los trabajadores universitarios.

 

Referencias:

Las Universidades Públicas en la Nueva Escuela Mexicana: Proyecto desde la SEP para el desarrollo de las UPS. Documento elaborado por la Subsecretaría de Educación Superior que puede descargarse de LasUniversidadesPublicasenlaNuevaEscuelaMexicanaSEP

 La Educación Superior, retos inmediatos.- Artículo de Jaime Valls Esponda, visto el 14 de enero  en https://www.eluniversal.com.mx/opinion/jaime-valls-esponda/la-educacion-superior-retos-inmediatos

(3)Crisis financieras de las universidades públicas estatales.- Artículo de Luis Ugalde visto el 14 de enero en https://www.elfinanciero.com.mx/opinion/luis-carlos-ugalde/crisis-financiera-de-las-universidades-publicas-estatales

Tres universidades sin fondos para el pago de aguinaldos. Nota informativa de José Antonio Román. Visto el 14 de enero en: https://www.jornada.com.mx/2019/12/26/politica/006n1pol

Debe abrirse la BUAP a la transparencia. Nota informativa. Vista el 14 de enero en:https://www.e-consulta.com/nota/2020-01-13/gobierno/debe-la-buap-abrirse-la-transparencia-dice-barbosa

Llama el rector a socializar  la situación de la UAS ante el condicionamiento de recursos. Nota informativa vista, el 14 de enero, en http://www.anuies.mx/noticias_ies/llama-rector-a-socializar-situacin-de-la-uas-ante-el-condicionamiento